Salmo 1 | Los dos caminos

«Dios cuida el camino de los justos y acaba con el sendero de los malos.»

Salmo 1

Los dos caminos

[1] Dichoso el hombre que no va a reuniones de malvados, ni sigue el camino de los pecadores ni se sienta en la junta de burlones,

[2] mas le agrada la Ley del Señor y medita su Ley de noche y de día.

[3] Es como árbol plantado junto al río, que da fruto a su tiempo y tiene su follaje siempre verde. Todo lo que él hace le resulta.

[4] No sucede así con los impíos: son como paja llevada por el viento.

[5] No se mantendrán en el juicio los malvados ni en la junta de los justos los pecadores. Porque Dios cuida el camino de los justos y acaba con el sendero de los malos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.