Salmo 3 | ¡Cuantos son mis enemigos!

Salmo 3

¡Cuantos son mis enemigos!

[ 2 ] ¡Señor, cuántos son mis adversarios, cuántos los que se alzan contra mi! ¡ Cuántos los que me dicen: «Ya no tienes en Dios salvación «!

[ 3 ] ¡Cuántos son los que me dicen: «Ya no tienes en Dios salvación»!

[ 4 ] Mas tú,Señor eres mi escudo, mi gloria, el que levanta mi cabeza.

[ 5 ] Tan pronto como llamo al Señor, me responde desde su monte santo.

[ 6 ] Yo me acuesto y me duermo, y me levanto:el Señor me sostiene.

[ 7 ] No le temo al pueblo que me rodea, que por todas partes me amenaza.

[ 8 ] ¡Levántate, Señor! ¡Sálvame, oh Dios mío! Tú golpeas en la cara a mis enemigos y a los malvados les rompes los dientes.

[ 9 ] La salvación viene del Señor, que tu bendición venga sobre tu pueblo.

Salmo 23 | El señor es mi pastor

Salmo 23

El señor es mi pastor

[ 1 ] El Señor es mi pastor: nada me falta;

[ 2 ] en verdes pastos él me hace reposar . A las aguas de descanso me conduce,

[ 3 ] y reconforta mi alma. Por el camino del bueno me dirige, por amor de su nombre.

[ 4 ] Aunque pase por quebradas oscuras, no temo ningún mal, porque tú estás conmigo con tu vara y tu bastón, y al verlas voy sin miedo,

[ 5 ] La mesa has preparado para mí frente a mis adversarios, con aceites perfumas mi cabeza y rellenas mi copa.

[ 6 ] Irán conmigo la dicha y tu favor mientras dure mi vida, mi mansión será la casa del Señor por largos, largos días

Salmo 121 | Dios no te faltará

Salmo 121

Dios no te faltará

[ 1 ] Dirijo la mirada hacia los montes:¿de dónde me llegará ayuda?

[ 2 ] Mi socorro me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

[ 3 ] No deja que tu pie dé un paso en falso,no duerme tu guardián;

[ 4 ] jamás lo rinde el sueño o cabecea el guardián de Israel.

[ 5 ] El Señor es tu guardián y tu sombra, el Señor está a tu diestra.

[ 6 ] Durante el día el sol no te maltratará, ni la luna de noche.

[ 7 ] Te preserva el Señor de todo mal, él guarda tu alma.

[ 8 ] El te guarda al salir y regresar, ahora y para siempre

Salmo 103 | El Señor nos colma de sus bendiciones

Salmo 103

El Señor nos colma de sus bendiciones

[ 1 ] Bendice al Señor, alma mía, alabe todo mi ser su santo Nombre.

[ 2 ] Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.

[ 3 ] El perdona todas tus ofensas y te cura de todas tus dolencias.

[ 4 ] Rescata tu vida de la tumba, te corona de amor y ternura.

[ 5 ] El colma de dicha tu existencia y como el águila se renueva tu juventud.

[ 6 ] El Señor obra en justicia y a los oprimidos les da lo que es debido.

[ 7 ] Reveló sus caminos a Moisés y a los hijos de Israel sus proezas.

[ 8 ] El Señor es ternura y compasión, lento a la cólera y lleno de amor;

[ 9 ] si se querella, no es para siempre, si guarda rencor, es sólo por un rato.

[ 10 ] No nos trata según nuestros pecados ni nos paga según nuestras ofensas.

[ 11 ] Cuando se alzan los cielos sobre la tierra tan alto es su amor con los que le temen.

[ 12 ] Como el oriente está lejos del occidente así aleja de nosotros nuestras culpas.

[ 13 ] Como la ternura de un padre con sus hijos es la ternura del Señor con los que le temen.

[ 14 ] El sabe de qué fuimos formados, se recuerda que sólo somos polvo.

[ 15 ] El hombre: sus días son como la hierba, él florece como la flor del campo;

[ 16 ] un soplo pasa sobre él, y ya no existe y nunca más se sabrá dónde estuvo.

[ 17 ] Pero el amor del Señor con los que le temen es desde siempre y para siempre; defenderá a los hijos de sus hijos,

[ 18 ] de aquellos que guardan su alianza y se acuerdan de cumplir sus ordenanzas.

[ 19 ] El Señor ha fijado su trono en los cielos y su realeza todo lo domina.

[ 20 ] Bendigan al Señor todos sus ángeles, héroes poderosos, que ejecutan sus órdenes apenas oyen el sonido de su palabra.

[ 21 ] Bendigan al Señor todos sus ejércitos, sus servidores, para hacer su voluntad.

[ 22 ] Bendigan al Señor todas sus obras, en todos los lugares de su dominio. ¡Bendice, alma mía, al Señor

Salmo 91 | Oración de la noche

Salmo 91

Oración de la noche

[ 1 ] Tú que habitas al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Omnipotente,

[ 2 ] dile al Señor: «Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza».

[ 3 ] El te librara del lazo del cazador y del azote de la desgracia;

[ 4 ] te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio.

[ 5 ] No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día,

[ 6 ] ni la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.

[ 7 ] Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura.

[ 8 ] Basta que mires con tus ojos y verás como se le paga al impío.

[ 9 ] Pero tú dices: «Mi amparo es el Señor», tú has hecho del altísimo tu asilo.

[ 10 ] La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda:

[ 11 ] pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.

[ 12 ] En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra;

[ 13 ] andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones.

[ 14 ] «Pues a mí se acogió, lo librare, lo protegeré, pues mi nombre conoció.

[ 15 ] Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores.

[ 16 ] Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación»

Salmo 51 | Piedad de mí, Señor

Salmo 51

Piedad de mí, Señor

[ 3 ] Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad, por tu gran corazón, borra mi falta.

[ 4 ] Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame de mi pecado.

[ 5 ] Pues mi falta yo bien la conozco y mi pecado está siempre ante mí;

[ 6 ] contra ti, contra ti sólo pequé, lo que es malo a tus ojos yo lo hice. Por eso en tu sentencia tú eres justo, no hay reproche en el juicio de tus labios.

[ 7 ] Tú ves que malo soy de nacimiento, pecador desde el seno de mi madre.

[ 8 ] Mas tú quieres rectitud de corazón, y me enseñas en secreto lo que es sabio.

[ 9 ] Rocíame con agua, y quedaré limpio; lávame y quedare mas blanco que la nieve.

[ 10 ] Haz que sienta otra vez júbilo y gozo y que bailen los huesos que moliste.

[ 11 ] Aparta tu semblante de mis faltas, borra en mí todo rastro de malicia.

[ 12 ] Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, renueva en mi interior un firme espíritu.

[ 13 ] No me rechaces lejos de tu rostro ni me retires tu espíritu santo.

[ 14 ] Dame tu salvación que regocija, y que un espíritu noble me dé fuerza.

[ 15 ] Mostraré tu camino a los que pecan, a ti se volverán los descarriados.

[ 16 ] Líbrame, oh Dios, de la deuda de sangre, Dios de mi salvación, y aclamará mi lengua tu justicia.

[ 17 ] Señor, abre mis labios y cantará mi boca tu alabanza.

[ 18 ] Un sacrificio no te gustaría, ni querrás si te ofrezco un holocausto.

[ 19 ] Mi espíritu quebrantado a Dios ofreceré, pues no desdeñas a un corazón contrito.

[ 20 ] Favorece a Sión en tu bondad:reedifica las murallas de Jerusalén;

[ 21 ] entonces te gustarán los sacrificios, ofrendas y holocaustos que se te deben; entonces ofrecerán novillos en tu altar.

Salmo 35 | Súplica de un justo perseguido

Salmo 35

Súplica de un justo perseguido

[ 1 ] Ataca, Señor, a los que me atacan, combate a los que me combaten.

[ 2 ] Ponte la armadura, toma el escudo, y te levantas para venir a socorrerme.

[ 3 ] Blandes la lanza y el hacha contra mis perseguidores, y a mi me dices:»¡Yo soy tu salvación!»

[ 4 ] Que sean humillados y fracasen los que quieren mi vida, que retrocedan y sean confundidos los que rumian mi desgracia.

[ 5 ] Que sean como pelusa al viento, acosados por el ángel del Señor.

[ 6 ] Que su camino sea oscuro y resbaladizo, perseguidos por el ángel del Señor.

[ 7 ] Sin motivo de tendieron una trampa, y cavaron una fosa para mí.

[ 8 ] Que sin aviso venga sobre ellos la ruina, que queden atrapados en su trampa y caigan en su fosa.

[ 9 ] Y mi alma se alegrará en el Señor, muy contenta con su intervención.

[ 10 ] Todo mi ser exclamará: » Señor, ¿quién hay como tú, que libras al débil de la mano del fuerte, y al pobre y al pequeño del que los despoja? «

[ 11 ] Falsos testigos se levantan en mi contra, me interrogan por cosas que yo ignoro;

[ 12 ] me devuelven mal por bien, y me miran cómo me debato.

[ 13 ] Pero yo, cuando se enfermaban, me vestía de saco y ayunaba, hacía penitencia, y no cesaba de rezar por ellos.

[ 14 ] Caminaba sin rumbo como por un amigo o un hermano, me curvaba de tristeza como quien llora a su madre

[ 15 ] Pero en cuanto caí, se alegraron y se juntaron todos contra mí como extranjeros o desconocidos.

[ 16 ] Sin cesar me desgarran esos hipócritas, burlándose de mí continuamente y rechinando contra mí los dientes.

[ 17 ] Señor, ¿te quedarás mirando? Rescátame de lo s leones rugientes, pues no tengo sino una vida.

[ 18 ] Te daré gracias en la gran asamblea, te alabaré cuando esté todo el pueblo.

[ 19 ] Que no se rían los que me odian sin razón, ni se guiñen el ojo, pues no tienen excusas.

[ 20 ] Esa gente no quiere la paz para los pacíficos del país; siniestros planes han maquinado

[ 21 ] y hablan abiertamente contra mí: «¡Si, sí», dicen, «nosotros lo hemos visto!»

[ 22 ] Tú, Señor, que lo has visto, no te quedes callado, ¡no te apartes de mí, Señor!

[ 23 ] Despiértate y levántate, que es tiempo de juzgar, Señor, Dios mío, toma mi defensa.

[ 24 ] Júzgame, Señor, tú que eres justo, y que no puedan reírse de mí,

[ 25 ] ni digan:»¡Salió tal como queríamos, al fin lo hemos devorado!»

[ 26 ] Queden avergonzados y humillados, todos los que se ríen de mi desgracia. Queden cubiertos de infamia y de desprecio los que se alzan contra mí

[ 27 ] Ríanse y alégrense los que creen en mis derechos, y que puedan decir siempre: «¡Grande es el Señor, pues supo defender a su servidor!»

[ 28 ] Yo les diré que tú eres justo, todo el día te alabaré

Salmo 34 | Hagan la prueba y vean cuán bueno es el Señor

Salmo 34

Hagan la prueba y vean cuán bueno es el Señor.

[ 2 ] Bendeciré al Señor en todo tiempo, no cesará mi boca de alabarlo.

[ 3 ] Mi alma se gloria en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren.

[ 4 ] Engrandezcan conmigo al Señor y ensalcemos a una su nombre.

[ 5 ] Busque al Señor y me dio una respuesta y me libró de todos mis temores.

[ 6 ] Mírenlo a él y serán iluminados y no tendrán más cara de frustrados.

[ 7 ] Este pobre gritó y el Señor lo escuchó, y lo salvó de todas sus angustias.

[ 8 ] El ángel del Señor hace sus rondas junto a los que le temen y los guarda.

[ 9 ] Gusten y vean cuán bueno es el Señor¡dichoso aquel que busca en él asilo!

[ 10 ] Teme al Señor, pueblo de los santos, pues nada les falta a los que le temen.

[ 11 ] Los ricos se han quedado pobres y con hambre, pero a los que buscan al Señor nada les falta.

[ 12 ] Vengan, hijos, y pónganme atención, quiero enseñarles el temor del Señor.

[ 13 ] ¡Cual es el hombre que anhela vivir y desea gozar días felices?

[ 14 ] Guarda tu lengua del mal, tus labios de palabras mentirosas.

[ 15 ] Apártate del mal y has el bien, busca la paz y ponte a perseguirla.

[ 16 ] El Señor aparta su cara de los malos y borra de la tierra sus recuerdos.

[ 17 ] Pero tiene puestos sus ojos en los justos y sus oídos pendientes de sus clamores.

[ 18 ] En cuanto gritan, el Señor escucha, y los libra de todas sus angustias.

[ 19 ] El Señor está cerca del corazón deshecho y salva a los de espíritu abatido.

[ 20 ] Aunque el justo padezca muchos males, de todos los librará el Señor.

[ 21 ] El cuida con afán todos sus huesos, no le será quebrado ninguno de ellos.

[ 22 ] El malo morirá por su maldad y los que odian al justo, lo tendrán que pagar.

[ 23 ] Pero el Señor libra el alma de sus siervos, el que se ampara en el no tendrá que pagar.

Salmo 27 | Junto a Dios no hay temor

Salmo 27

Junto a Dios no hay temor

[ 1 ] El Señor es mi luz y mi salvación, ¿ a quien he de temer? Amparo de mi vida es el Señor, ¿ante quién temblaré?

[ 2 ] Cuando los malvados se lanzan contra mí para comer mi carne, ellos, mis enemigos y contrarios, tropiezan y perecen.

[ 3 ] Si me sitia un ejército contrario, mi corazón no teme; si una guerra estalla contra mí, aún tendré confianza.

[ 4 ] Una cosa al Señor sólo le pido, la cosa que yo busco es habitar en la casa del Señor mientras dure mi vida, para gozar la dulzura del Señor y cuidar de su santuario.

[ 5 ] Porque él me dará asilo en su cabaña en tiempos de desdicha, me ocultará en el secreto de su tienda, y me alzará sobre la roca.

[ 6 ] Y ahora mi cabeza se levanta sobre mis enemigos que me cercan, Jubiloso en su carpa ofreceré sacrificios con aclamaciones. Quiero cantar, tocar para el Señor.

[ 7 ] Señor, oye la voz con que a ti clamo, escucha, por piedad

[ 8 ] Mi corazón de ti me habla diciendo: «Procura ver su faz».

[ 9 ] Es tu rostro, Señor, lo que yo busco, no me escondas tu cara. Con enojo a tu siervo no rechaces; eres tú mi defensa, ¡no me abandones, no me dejes solo, mi Dios y Salvador!

[ 10 ] Si me abandonaran mi padre y mi madre, me acogería el Señor.

[ 11 ] Enséñame, Señor, tus caminos, y guíame por sendero llano.

[ 12 ] Líbrame del afán de mis contrarios, pues contra mí se levantan falsos testigos que lanzan amenazas.

[ 13 ] La bondad del Señor espero ver en la tierra de los vivientes.

[ 14 ] Confía en el Señor, ¡animo, arriba!, espera en el Señor.

Salmo 22 | Oración de Cristo en la Cruz

Salmo 22

Oración de Cristo en la Cruz

[ 2 ] Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste? ¡Las palabras que lanzo no me salvan!

[ 3 ] Mi Dios, de día llamo y no me atiendes, de noche, mas no encuentro mi reposo.

[ 4 ] Tú, sin embargo, estás en el Santuario, de allí sube hasta ti la alabanza de Israel.

[ 5 ] En ti nuestros padres esperaron, esperaban y tú los liberabas.

[ 6 ] A ti clamaban y quedaban libres, su espera puesta en ti no fue fallida.

[ 7 ] Mas yo soy un gusano y ya no un hombre los hombres de mí tienen vergüenza y el pueblo me desprecia.

[ 8 ] Todos los que me ven, de mi se burlan, hacen muecas y mueven la cabeza:

[ 9 ] «¡ Confía en el señor, pues que lo libre, que lo salve si le tiene aprecio!»

[ 10 ] Me has sacado del vientre de mi madre, me has confiado a sus pechos maternales.

[ 11 ] Me entregaron a ti apenas nacido;tú eres mi Dios desde el seno materno.

[ 12 ] No te alejes de mí, que la angustia está cerca, y no hay nadie que pueda ayudarme.

[ 13 ] Me rodean novillos numerosos y me cercan los toros de Basán.

[ 14 ] Amenazándome abren sus hocicos como leones que desgarran y rugen.

[ 15 ] Yo soy como el arroyo que se escurre;todos mis huesos se han descoyuntado; mí corazón se ha vuelto como cera, dentro mis entrañas se derriten.

[ 16 ] Mi garganta está seca como teja, y al paladar mi lengua está pegada: ya está, para echarme a la sepultura.

[ 17 ] Como perros de presa me rodean, me acorrala una banda de malvados. Han lastimado mis manos y mis pies.

[ 18 ] Con tanto mirarme y observarme pudieron contar todos mis huesos.

[ 19 ] Reparten entre sí mis vestiduras y mi túnica la tiran a la suerte.

[20 ] Pero tú Señor, no te quedes lejos;¡fuerza mía, corre a socorrerme!

[ 21 ] Libra tú de la espada mi alma, de las garras del can salva mi vida

[ 22 ] Sálvame de la boca del león, y de los cuernos del toro lo poco que soy.

[ 23 ] Yo hablaré de tu Nombre a mis hermanos, te alabaré también en la asamblea.

[ 24 ] Alaben al Señor sus servidores, todo el linaje de Jacob lo aclame, toda la raza de Israel lo tema;

[ 25 ] porque no ha despreciado ni ha desdeñado al pobre en su miseria, no le ha vuelto la cara y a sus invocaciones le hizo caso.

[ 26 ] Para ti mi alabanza en la asamblea, mis votos cumpliré ante su vista.

[ 27 ] Los pobres comerán hasta saciarse, alabarán a Dios los que lo buscan: ¡vivan sus corazones para siempre !

[ 28 ] De Dios se acordará toda la tierra y a el se volverá; todos los pueblos, razas y naciones ante él se postrarán.

[ 29 ] ¡Rey es Dios, Señor de las naciones! Todo mortal honor le rendirá ,

[ 30 ] se agacharán al verlo los que al sepulcro van.Para Dios será sólo mi existencia

[ 31 ] Lo servirán mis hijos, hablarán del Señor a los que vengan,

[ 32 ] al pueblo futuro: Que es justo, les dirán .Tal es su obra.