Santo Rosario

¿Sabías que el Santo Rosario es la mejor protección contra las tentaciones? No solo te llena de paz, sino que te protege de todo lo malo que pase a tu alrededor. Aprende a rezar el Rosario con nosotros y entérate un poco sobre su origen.

Santo Rosario

Esta es la mayor protección contra las tentaciones y contra el mal. Como católico seguramente has participado activamente en el rezo del Santo Rosario, y probablemente sabes de un familiar que siempre lo haga, pero ¿Conoces su origen? ¿Estás repitiendo palabras de memoria o sabes realmente por qué las dices?

Muchas personas por desconocimiento podrían creer que rezar el Santo Rosario se trata de un acto sin fundamentos bíblicos, pero la realidad es que detrás de este rezo hay un maravilloso acto de fe que se hace con el objetivo de meditar y contemplar los misterios de la vida de Jesús y por supuesto que está fundamentado en la Biblia.

Si comprendieras su origen, cada oración y cómo rezarlo, te conectarías aún más con nuestra religión y seguramente en algún momento de tu vida sentirías la necesidad de rezarlo con fe, corazón y entendimiento.

Cómo rezar el Santo Rosario paso a paso

Lo primero que debes saber es que el Santo Rosario se puede rezar en cualquier momento del día o de la semana, esto no tiene reglamento pues es un acto de fe, pero es verdad que se acostumbra a rezar en; casos de enfermedad, por fallecimiento, como agradecimiento a un santo por favores recibidos, entre otros momentos.

Según la Iglesia Católica es bueno rezarlo los sábados, pero son diferentes los motivos y los momentos por los que puedes rezarlo, te repito, esto es un acto de amor, fe, meditación y contemplación de cada uno de los misterios, por lo tanto, lo puedes hacer cuando sientas la necesidad de conectarse con nuestro Padre, Jesús y María.

1) Vas a tomar el Rosario y a comenzar con la señal de la cruz (señal de bendición) haciendo; una cruz en la frente, una en la boca y otra en el pecho, repitiendo esta oración:

Por la señal de la santa cruz +
de nuestros enemigos +
líbranos, Señor, Dios nuestro +
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo +
Amén.

2) Luego con la cruz del rosario en tú mano rezas el credo y haces un acto de contrición.

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.
Nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso.
Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica
la comunión de los santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno.
Propongo firmemente no volver a pecar y confío que por tu infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

3) Toma la primera cuenta del rosario e inicia con un padre nuestro. Al Rosario le siguen tres cuentas que representan tres avemarías, las cuales se ofrecen para acrecentar la fe, la esperanza y la caridad de aquel que reza el rosario y por la intensión del santo padre. Con la quinta cuenta finalizas el primer grupo del rosario rezando una sola vez el Gloria.

Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.
Los misterios del rosario

Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo;
bendita tú eres 
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto 
de tu vientre, Jesús. 
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora
de nuestra muerte. Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu
Santo. Como era en el principio, ahora
y siempre, por los siglos de los siglos. 
Amén.

4) Continúa con la misma cuenta con la que rezaste el Gloria y comienza con los misterios. Estos se rezan por días, según la tradición se anuncia el misterio que corresponde al día en que se va a rezar, y a continuación realiza una meditación sobre el verdadero recorrido o por los principales eventos relacionados con la vida de Jesús Cristo y la virgen María. De igual manera se ofrece, agradece y pide la intersección de la virgen María por nuestras intenciones.  Luego de anunciado el misterio se reza un Padre Nuestro.

  • Encarnación del hijo de dios
  • Visita de la Virgen María a su prima Santa Isabel.
  • Nacimiento en Belén del hijo de dios.
  • Presentación del niño Jesús en el templo.
  • El niño Jesús perdido y hallado en el templo.
  • Oración de Jesús en el huerto
  • Flagelación del señor.
  • La coronación de espinas
  • Jesús con la cruz a cuestas
  • La Crucifixión y muerte de Jesús
  • La resurrección de Jesús.
  • La ascensión del señor a los cielos.
  • La venida del espíritu santo.
  • La asunción de nuestra señora
  • La coronación de María Santísima
  • Bautismo de Jesús en el Jordán.
  • La auto revelación de Jesús en las bodas de Caná
  • El anuncio del reino de dios invitando a la conversión.
  • La transfiguración
  • La institución de la eucaristía

5) A partir de aquí, observarás 10 cuentas en tu Rosario, esto te ayudará a contar las diez Avemarías que siguen, y se finaliza con el Gloria. Hay quienes antes de pasar al segundo misterio rezan una oración Jaculatoria, que sería la Oración de Fátima

Oración de Fátima

Oh Jesús! Persona nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al cielo, especialmente aquellas que más necesitan de tu misericordia.

6) Terminamos el Rosario después de haber rezado los 5 misterios correspondientes al día, o luego de haber rezado un misterio cuando usas un denario.

7) Ya terminado el rezo, con todos los misterios que correspondan al día, sostendrás la medalla que se encuentra al centro del rosario y dirás finalmente la oración de La Salve como muestra de alabanza y reconocimiento a la virgen María.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve.

A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

RESUMEN

Entonces, para resumirte y dejarte una guía recuerda que siempre se realiza la misma secuencia; 1 Padre Nuestro y 3 Ave Marías para comenzar. Después de anunciar el misterio y por cada meditación del mismo rezarás; 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías,1 Gloria, y 1 Jaculatoria (opcional).

Hay dos maneras en que se reza el Santo Rosario, la manera más corta que es como lo reza la Iglesia o que acostumbramos a rezar, y manera más larga que es como se hace en los novenarios de los difuntos y/o animas benditas del purgatorio, en el que se rezan las letanías y otros tipos de oraciones relacionadas con ellos.

Si te preguntas ¿Qué son las letanías? Te dejo esta explicación

Según la tradición, las letanías son una serie de alabanzas y súplicas con las que rogamos a Dios y a la Virgen María. Pero es más preciso cuando se dice que, las letanías son como “versos que van dirigidos a la Virgen, tal como cuando un hijo le dedica un poema a su madre”.

Las letanías no solo se utilizan en el Santo Rosario, pueden usarse perfectamente para rendir homenaje a la Virgen en cualquier momento que lo queramos o sintamos la necesidad de comunicarnos con Ella, pues son en sí mismas un acto fe.

Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.

Santa María, ruega por nosotros.

Santa Madre de Dios, ruega por nosotros.

Santa Virgen de las Vírgenes, ruega por nosotros.

Madre de Cristo, ruega por nosotros.

Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.

Madre de la divina gracia, ruega por nosotros.

Madre purísima, ruega por nosotros.

Madre castísima, ruega por nosotros.

Madre siempre virgen, ruega por nosotros.

Madre inmaculada, ruega por nosotros.

Madre amable, ruega por nosotros.

Madre admirable, ruega por nosotros.

Madre del buen consejo, ruega por nosotros.

Madre del Creador, ruega por nosotros.

Madre del Salvador, ruega por nosotros.

Madre de misericordia, ruega por nosotros.

Virgen prudentísima, ruega por nosotros.

Virgen digna de veneración, ruega por nosotros.

Virgen digna de alabanza, ruega por nosotros.

Virgen poderosa, ruega por nosotros.

Virgen clemente, ruega por nosotros.

Virgen fiel, ruega por nosotros.

Espejo de justicia, ruega por nosotros.

Trono de la sabiduría, ruega por nosotros.

Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.

Vaso espiritual, ruega por nosotros.

Vaso digno de honor, ruega por nosotros.

Vaso de insigne devoción, ruega por nosotros.

Rosa mística, ruega por nosotros.

Torre de David, ruega por nosotros.

Torre de marfil, ruega por nosotros.

Casa de oro, ruega por nosotros.

Arca de la Alianza, ruega por nosotros.

Puerta del cielo, ruega por nosotros.

Estrella de la mañana, ruega por nosotros.

Salud de los enfermos, ruega por nosotros.

Refugio de los pecadores, ruega por nosotros.

Consoladora de los afligidos, ruega por nosotros.

Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros.

Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.

Reina de los Patriarcas, ruega por nosotros.

Reina de los Profetas, ruega por nosotros.

Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.

Reina de los Mártires, ruega por nosotros.

Reina de los Confesores, ruega por nosotros.

Reina de las Vírgenes, ruega por nosotros.

Reina de todos los Santos, ruega por nosotros.

Reina concebida sin pecado original, ruega por nosotros.

Reina asunta a los Cielos, ruega por nosotros.

Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros.

Reina de la familia, ruega por nosotros.

Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Te rogamos nos concedas,

Señor Dios nuestro,

gozar de continua salud de alma y cuerpo,

y por la gloriosa intercesión

de la bienaventurada siempre Virgen María,

vernos libres de las tristezas de la vida presente

y disfrutar de las alegrías eternas.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

Origen del Santo Rosario

Hay muchas historias sobre su origen, pero te las vamos a resumir un poco.  Lo primero que debes saber es el origen de lo que todos conocemos, que es el Rosario (objeto de cuentas).

La estructura del Rosario se dice que fue realizado por Domingo de Prusia, católico y fundador de la Orden de Predicadores, más conocidos como dominicos, basándose en una oración con cuentas que se utilizaba en el catolicismo por el año 800 d.C.

Esta oración con cuentas se creó porque en aquel tiempo en los monasterios se acostumbraba a recitar los 150 salmos en la Liturgia de las Horas, pero como había fieles que no eran sacerdotes ni monjas y que querían seguir la devoción, pero no sabía leer, se les enseñó a recitar 150 Avemarías, y a esto se le llamó “El Salterio de la Virgen”.

Papa Pío V

Papa Pío V, fue el Papa 225 de la Iglesia Católica y Señor de los Estados Pontificios entre 1566 y 1572.

El Papa Pío V fue quién hizo universal el uso de la segunda parte de la oración del Avemaría tras promulgar el Brevario Romano, en dónde mandó a que se rezase el Avemaría al principio de cada hora del Oficio Divino, después del Padrenuestro.

El Salterio de la Virgen (las ciento cincuenta Avemarías) se rezó por mucho tiempo, pero durante un periodo desapareció y fue alrededor de los años 1470-75, que el beato Fray Alano de la Roca, también conocido como Alano de Rupe, se encargó de hacer resurgir El Salterio de la Virgen, y un tiempo después Jacobo Sprenger, prior del convento de los dominicos en Alemania, continuó con esta labor.

Con el tiempo se le fue dando más estructura al Santo Rosario en cuanto al objeto y oraciones. Para el siglo XVI ya se manejaba su estructura y rezos como hoy se conoce; contemplación de los misterios, credo, padrenuestro y avemaría como oraciones principales, y el Rosario (cuentas) como un medio para llevar la oración.

El 16 de octubre del año 2002, el Papa Juan Pablo II promulgó la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, en la que consideró oportuna la adición de cinco nuevos misterios al rosario, Los misterios luminosos.

Existe otra versión que proviene de un manuscrito del año 1501 que se encontraba en la biblioteca de Múnich, donde según está la información de que el Santo Rosario se originó en La Orden de San Benito, orden religiosa perteneciente a la Iglesia Católica, y que luego se consolidó por obra de La Orden de los Cartujos, y se expandió gracias a los dominicos.

De todo esto podemos extraer que tanto lo que dice en el manuscrito como lo que se conoce de la historia del Rosario, ambos coinciden con que fueron los dominicos quienes participaron activamente en su creación y expansión por el mundo, por lo que la historia de Domingo de Prusia está muy relacionada con el origen del Santo Rosario.

La Corona de Rosas

Algunos piensan que cuando se dice “rezar La Corona de Rosas” es algo distinto que rezar El Santo Rosario, pero no, se trata de lo mismo. La palabra Rosario viene de “rosaleda o rosedal” (Jardín de exhibición de rosas) por lo que Rosario vendría siendo un cúmulo de rosas. Tomando en cuenta que El Santo Rosario es ofrecido a la Virgen María se le suele llamar Corona de Rosas pues esto hace representación como si se le entregara una corona a María.

Además, a lo largo de la historia María ha revelado a muchas personas que cada vez que se reza un Avemaría es como si se le ofreciera una rosa a ella, por lo que cada Rosario completo viene siendo una corona de rosas que se le entrega.

¿Es bíblico el Santo Rosario? ¿En qué oraciones se centra?

Sí está basado en la Biblia. Las oraciones y lecturas que incluye son; la contemplación de los misterios, credo, y padrenuestro y avemaría como oraciones principales. Pero para ampliar la información quién mejor que el Padre Adolfo, Legionario de Cristo, para hacer entender su fundamento en la Biblia.  Mira el siguiente vídeo.

¿Sabes qué es la Jaculatoria que se reza en el Santo Rosario?

Jaculatoria quiere decir Oración breve y fervorosa, para entender mejor, se refiere a una oración corta pero llena de amor y devoción con la finalidad de comunicarnos con; nuestro Padre, su hijo Jesús, María y el Espíritu Santo, y que nos permite mantenernos bajo la gracia de Dios, no solo durante el tiempo que dure el Rosario sino todos los días de nuestras vidas.

Esperamos que esto te haya servido de ayuda y que de ahora en adelante cuando sientas la necesidad reces el Santo Rosario sin dudar. Puedes hacerlo sin compañía o invitar a otros a participar.

Por último, te dejamos estos tips del Padre Adolfo para rezar mejor el Rosario, y si sabes de una persona que le interese aprender a conectarse con nuestro Padre, Jesús y María a través del Santo Rosario comparte el enlace de este artículo para que lo lean.

Dónde y cuándo rezar ¿Qué hacer en el tiempo de oración?

Dios tiene sed de ti, igual que le pidió de beber a la samaritana y tras conversar con Él, cambió su vida. También tú: habla con Él y deja que hable contigo. Y como a la mujer del pozo, también a ti te sorprenderá lo que te dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.